domingo, 19 de enero de 2014

Agosto: cuando los secretos afloran

Bueno, me complace comunicaros que ayer, tras largos meses de espera, fui por fin a ver lo último de John Wells: Agosto (August: Osage County en inglés). Creo que nunca una espera se me había hecho tan larga, aunque pueda sonar algo exagerado. Para seros sincero, lo que hizo que me fijara tanto en Agosto desde un principio fue el hecho de que Meryl Streep protagonizaba la cinta. Y una vez más, no me decepcionó.
Agosto cuenta la historia de cómo la familia Weston se reúne en su rancho de Oaklahoma tras la desaparición del padre. Lo primero que sorprende de la película es su impresionante cartel: Meryl Streep, Julia Roberts, Sam Shepard, Ewan McGregor, Chris Cooper, Margo Martindale, Dermot Mulroney y Julianne Nicholson, entre otros, encarnan a los miembros de la familia más desestabilizada y reconcomida por sus propios secretos que recuerdo.

Y bueno, qué queréis que os diga. Meryl (que hace de matriarca devorada por el cáncer y adicta a las drogas) está simple y llanamente espectacular. La verdad que, siendo objetivo, es sorprendente que los críticos le den tan pocas posibilidades en los Oscars de este año, aunque es cierto que compite con la todopoderosa Cate Blanchett. De todos modos, el papel que encarna Streep como Violet Weston es de esos que te ponen la piel de gallina y que hacen que te preguntes cómo es posible que una persona sea capaz de ponerse en la piel de otra de una forma tan perfecta. Porque Meryl Streep, queridos lectores, no deja de superarse con cada papel que hace y de ponérselo un poco más difícil al resto de la profesión.
No me sorprendería nada de nada que consiguiera arrebatarle la estatuilla de oro a Blanchett por su papel en Blue Jasmine, y lo digo totalmente en serio.

But it's not all about Meryl Streep: hay mucho más. Julia Roberts comparte protagonismo con Streep y lo hace de la manera más sumamente perfecta que os podáis imaginar. Roberts encarna a la hija de Violet, un personaje que vive marcado por la situación en la que se encuentra su familia y muy en especial su madre, pero que al fin y al cabo es la más normal de los Weston. Roberts es la encargada de poner orden en esa casa de locos, aunque sus formas no sean siempre las que nos esperaríamos de una persona cuerda. La complejidad del papel no ha podido con Julia, lo que confirma que la actriz sigue en plena forma y se encuentra entre las gigantes de Hollywood.

Sería injusto que me olvidara del resto del reparto. Margo Martindale está sembrada, al igual que una Julianne Nicholson que sorprende por la sinceridad e inocencia con las que encarna a otra de las hijas de Violet. El resto del reparto hace lo propio para conformar una familia con problemas casi inarreglables. Verdades explosivas y demoledoras que hacen de esta reunión familiar un retrato que en ocasiones se pasa de dramático, pero que al fin y al cabo, cuenta verdades como puños. La tendencia a la sinceridad excesiva de la madre es una bomba de relojería que consigue sacar lo peor de cada uno de los Weston, incluso de una Abigail Breslin (que encarna a la hija de Roberts) desorientada y desconcertada por la actitud cínica de su abuela. 

Agosto es, en definitiva, el retrato más acertado de una familia disfuncional y resquebrajada que he conocido nunca. Una película que, en mi opinión, hay que ver por lo distinto y nuevo que ofrece. Por las interpretaciones tan sublimes que nos trae y, sobre todo, por el lado humano que tiene. Porque, como dice Julia Roberts en uno de los momentos de la cinta, "si conociéramos el futuro, no nos levantaríamos de la cama".




No hay comentarios:

Publicar un comentario