jueves, 23 de enero de 2014

La irreversible adicción a las series

















¡Hola a todos!
Que sepáis que llevo mucho tiempo pesando en hacer en esta entrada pero no encontraba el momento. Hoy os vengo a hablar de una fiebre que se extiende muy rápidamente y que no hay quien pare: las series. Para empezar, debo confesar que yo también soy adicto. Es más, aún no he sido capaz de hacer una lista de todas las series que veo a la vez. Está Breaking Bad, The Walking Dead, Scandal, House of lies... y la lista sigue. Así que voy a tratar de haceros una reflexión personal de cada una de las series que veo para que podáis decidir si os apuntáis a una u otra (o a ninguna, que también puede ser el caso). 

Comencemos con The Walking Dead. Realmente a esta me enganché hace solo tres semanas, aunque ya me he cepillado las cuatro primeras temporadas y estoy esperando a que vuelva el 10 de febrero. Para los que no la habéis visto, la serie cuenta la historia de un grupo de personas que intenta sobrevivir a una plaga de zombies que ya ha acabado con más de la mitad de la población mundial. No penséis que por el mero hecho de que uno vea Downton Abbey o cualquiera de esas series más tranquilas, esta no le vaya a gustar. Todo lo contrario; tal vez necesitéis una serie con más ritmo y con un hilo conductor más intenso. Porque a intensidad, no hay serie que pueda con The Walking Dead. Sinceramente, no puedo definirla como una obra maestra porque no lo es, pero es de esos productos que consiguen hacerte partícipe de la historia y que merecen la pena realmente. 
Breaking Bad. No me atrevo ni a hacer una crítica de esta porque ha sido definida como la mejor serie de la historia. No me extraña nada, qué queréis que os diga. Tampoco quiero hacer un resumen del argumento. Solo deciros que, si no la habéis visto, no sé a qué estáis esperando. Es una obra maestra que ha conquistado los festivales de cine y series de todo el mundo (Globos de Oro incluidos). De verdad, Walter White merece la pena. 
Seguramente Scandal os sepa a poca cosa después de haber visto las dos series anteriores. Es un producto mucho más 'light', y puede o gustarte mucho o nada en absoluto. A mí me ha atrapado, la verdad. Cuenta la historia de Olivia Pope y su equipo, que ayudan a tapar los secretos más oscuros de los peces gordos de la política norteamericana. Ya os digo: ved el primer episodio y juzgad vosotros mismos. Eso sí, Kerry Washington está inmensa en la piel de la protagonista.
Aunque House of lies es de esas series que a veces se pasan se bestias, ver un capítulo de la serie te transmite un buen rollo que merece la pena. Trata sobre un equipo de consultores financieros capitaneado por Martin (interpretado por Don Cheadle) cuyo trabajo resulta realmente agotador y que consume a sus protagonistas. La serie es buena, aunque vuelve a estar un escalón por debajo de Breaking Bad, por ejemplo. Eso sí, es una buenísima lección de economía y finanzas. Os lo repito: ved el primer episodio y tal vez consigáis engancharos como yo.

Cómo ver series que no se emiten en los canales generalistas es una pregunta que os haréis. Yo las veo todas a través de Yomvi, que si no me equivoco, es la única forma legal de ver series que no se dan en abierto. Pensad si os merece la pena.

Y bueno, estoy seguro de que con estas cuatro series tenéis para rato. Yo ahora empiezo Orange is the new black. Tiene buenísima pinta, así que ya os iré contando.
Os lo advierto: antes de engancharos a nada pensad si tenéis tiempo libre. No hay nada peor que tener que dejar una serie a medias. Eso sí, una vez te metes en una serie que te gusta de verdad no hay quien te saque. Siempre quieres ver más. No hay vuelta atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario