viernes, 21 de febrero de 2014

Estreno mundial de VILLA AURELIA

Después de meses de planificación y muchísimo trabajo, hoy os traigo "Villa Aurelia" lista para ser vista. Aún no me puedo creer que todo haya salido como había planeado. No sé si el hecho de quitarme este proyecto de encima es un alivio, o si por el contrario, va a hacer que de ahora en adelante mi vida sea mucho más aburrida.
Aunque parezca mentira, empecé a trabajar en Villa Aurelia en junio del año pasado, justo después de terminar el curso. Han pasado ocho meses desde entonces y no he conseguido asimilar todo lo que he hecho durante este tiempo. He estado en constante movimiento y he dedicado días enteros a asegurarme que todo saliera lo mejor posible. 
Primero tuve que pensar la historia. No quería hacer un cortometraje repetitivo y aburrido, así que opté por centrarme más en las reacciones de los personajes con los que iba a tratar que en la acción en sí. Francamente, el resultado final no es el de una superproducción de Hollywood ni muchísimo menos. No he contado ni con el equipo ni con la infraestructura necesaria para la creación de este corto. He tenido que adaptarme a los recursos con los que podía contar y, aún así, estoy muy orgulloso del resultado.
Hay muchísima gente a la que tengo que agradecer, personas de las que no me puedo olvidar porque sin ellas nada de esto habría sido posible. En primer lugar, a Graciela. Su opinión y sus consejos han sido decisivos para mí. Siempre ha estado dispuesta a colaborar y lo ha hecho sin pedir nada a cambio. Creo muy sinceramente que sin Graciela, Villa Aurelia hoy no sería una realidad.
También tengo que acordarme de Sara, mi protagonista. A Sara la conocéis por anteriores entradas, y me reafirmo en todo lo que he dicho sobre ella. Tengo que agradecerle el haber aceptado embarcarse en este proyecto y el haberlo hecho con una actitud tan constructiva. Además, creo que lo mejor del corto es la interpretación de Sara. Es una artista nata.
Y cómo olvidarme del resto del elenco. Trabajar con todos y cada uno de ellos ha sido realmente divertido. Es una pena que no podáis ver lo que ha sucedido detrás de la cámara (aunque no descarto hacer un making off...). Y aunque todos los actores han estado brillantes, creo que es justo reconocer que sin la decisiva contribución de Cecilia nada de esto habría sido posible. Ella sabe a lo que me refiero.


Villa Aurelia nació como una película. Cuando quise darme cuenta se había transformado en un mediometraje y, al final, todo se ha quedado en un corto. No era consciente del esfuerzo que supone hacer un proyecto de estas características. Es un proceso difícil desde el principio hasta el final; desde que escribes el guión hasta que empiezas el proceso de edición.
Al fin y al cabo Villa Aurelia es lo que es. Puede gustarte o no. Pero os aseguro que nunca en mi vida había estado tan ilusionado con un proyecto como lo he estado durante estos ocho meses. Es gratificante ver cómo algo que se te ha ocurrido va tomando forma. 





Solo me queda esperar que os guste. Disfrutadla y, como diría Olivia, nunca perdáis la esperanza.




No hay comentarios:

Publicar un comentario