miércoles, 4 de junio de 2014

Fin de ciclo

¡Hola! Os escribo en mi único descanso en esta semana. No he parado de estudiar de cara a los finales y no he tenido tiempo de dedicarle tiempo al blog. Desde hoy empiezo a contestar a todos vuestros emails, así que no os preocupéis.
Como no podía ser de otra forma, la entrada de hoy está dedicada al que seguramente haya protagonizado la noticia del año: el Rey.
No voy a negar lo innegable: la Casa Real ha sufrido un descenso notable en cuanto a popularidad se refiere. Tampoco podemos ignorar los errores que se han cometido durante estos últimos años. Decir que Don Juan Carlos no ha cometido ningún error durante su reinado sería mentir... pero creo que eso está más que claro. Ahora que conocemos la decisión del monarca, la de en palabras de él mismo, "dar paso a una nueva generación", creo que es momento de mirar atrás y hacer examen de conciencia para darse cuenta de si estos cuarenta años han merecido la pena. Pero ya os adelanto lo que pienso: el balance es más que positivo.














Han sido muchísimas las cosas que se han dicho de Don Juan Carlos desde el lunes. Sin embargo, yo me quedo con aquello de que él fue, es y siempre será (al igual que Adolfo Suárez) el héroe de la Transición española de la dictadura a la democracia. Gracias a él, España es hoy un estado de derecho moderno y respetado a nivel internacional. 
El Rey siempre ha sido garantía de estabilidad. Ha sido un jefe de estado que ha sabido estar a la altura, y que por supuesto se ha ganado el cariño de infinidad de líderes de todo el mundo durante su reinado. Él ha transmitido al exterior la imagen de un país serio que aspira a estar entre los mejores. No ha dudado ni un segundo en apoyar a las empresas españolas en los puntos más remotos del planeta, y siempre ha promocionado eso que ahora nos gusta llamar la Marca España. Ha sido y espero que siga siendo el mejor embajador de nuestro país en el exterior. Ese ha sido uno de sus mayores logros.













Creo que el Rey debe ser recordado como aquel que siempre estuvo ahí. Desde los difíciles momentos de la Transición, en los que tuvimos que afrontar una situación económica extremadamente delicada, al ingreso de España en el club de las naciones democráticas (algo que pudimos enseñar al mundo en los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992) y a la crisis institucional y financiera de hoy día. Él nunca se ha escondido.
No sería justo que nos olvidáramos de Doña Sofía, probablemente una de las mujeres más elegantes y con más clase que este país haya visto jamás. Ha sabido hacer su papel de manera intachable y ha aguantado carros y carretas. Siempre estaremos en deuda con la Reina Sofía.

















El lunes, cuando me enteré de la noticia de la abdicación de Don Juan Carlos, estaba en medio de clase. Sin embargo, no pude contener la emoción que me desbordó al darme cuenta de la trascendencia que la noticia tiene. Pude sentir el peso de la historia, y sigo teniendo la sensación de que se avecinan tiempos de grandes cambios en España. 
Por otro lado, no me cabe duda de que Felipe VI será un grandísimo Rey. Va a saber manejar la situación y conseguirá recuperar la confianza de los ciudadanos en la Monarquía, no me cabe duda. En cuanto a Letizia... bueno, ella nunca me ha convencido demasiado pero supongo que debemos darle una oportunidad, ¿no creéis? 

Tardaremos tiempo en darnos cuenta de todo lo que el Rey Juan Carlos I ha hecho por todos los españoles. Deja una deuda enorme.

Os dejo con una colección de vídeos que repasan algunos momentos del Rey. Mi pequeño homenaje.

 
   




¡Nos vemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario