martes, 2 de septiembre de 2014

De Galicia a Los Ángeles: #Verano2014

¡Muy buenas!
Después de mes y medio de descanso (el primero que #MiRelojEsAzul se ha tomado desde que existe), hoy inauguro temporada. No os voy a engañar; realmente no me apetece nada volver a la rutina aunque mientras uno lea mis entradas parezca que el que las escribe está entusiasmado. Ese no es el caso hoy. Ayer volví de La Coruña y ha sido un verano impresionante en todos los sentidos. Comencemos por el principio.
Como sabéis los que me seguís desde mis comienzos, La Coruña es mi lugar preferido en el universo. No hay sitio donde me sienta más a gusto. Tampoco es casualidad, porque como os conté la temporada pasada, gran parte de mi familia vive allí. La ciudad tiene el tamaño perfecto y no parece faltarle nada; está rodeada del imponente Atlántico y sus calles tienen un encanto especial. Allí, en La Coruña ciudad, empecé mi verano el 24 de julio. Era la ocasión perfecta para reencontrarme con los edificios y los enclaves que tanto me gustan. Y eso mismo hice desde el primer día que pisé tierras gallegas; patearme la ciudad, alternando helados de la Colón y mañanas de playa en Riazor, esta vez acompañado por los libros Catcher in the Rye & The Giver. Se podría decir que fueron unos días en los que pude sacudirme el estrés del curso del todo. 


A finales de julio me instalaba en el Pazo de Orto, en el Concello de Mabegondo, a las afueras de La Coruña. El Pazo es un lugar sencillamente único. Se trata de una casa con más de 500 años de antigüedad a las orillas del Pantano de Cecebre. Allí se pueden celebrar bodas, así que os dejo el enlace de contacto por si después de ver las fotos se os despierta el interés (http://www.josmaga.com/pazos-orto.php). Fue allí donde nos quedamos durante todo el mes de agosto. Aproveché para dar mis habituales vueltas al pantano, rodeado de helechos y eucaliptos, y en un enclave alucinante. Además, dada su envidiable localización (justo entre el Concello de Cambre y el histórico municipio de Betanzos, del que su tortilla es famosa, por cierto), pudimos hacer nuestras ya tradicionales excursiones a Cedeira, Finisterre o a uno de nuestros últimos descubrimientos, Caión.
Pazo de Orto

Playa de Caión

Faro de Finisterre

Como no podía ser de otra forma, también he ido mucho al cine este verano. Sabéis de sobra que es una de mis aficiones preferidas. De entre las películas que he ido a ver, quiero destacar la que para mí es, sin duda alguna, la de este verano. Ya os lo adelanté en la página de Facebook; se trata de Begin Again. Protagonizada por el mejor Mark Ruffalo en años y la dulce e inconfundible Keira Knightley, la cinta cuenta dos historias paralelas: por un lado, el personaje encarnado por Ruffalo acaba de perder su puesto de trabajo en una discográfica y lleva un estilo de vida bastante deprimente. Por otro, Gretta (Keira Knightley), letrista y sumida en un profundo cambio de vida tras vivir una experiencia de todo menos agradable, parece entrar también en caída libre. Sin embargo, cuando el camino de ambos se cruza por casualidad, deciden grabar un disco por los rincones más inconfundibles de Nueva York. ¿Os suena mucho a la típica comedia romántica? Pues os equivocáis por completo. El director es el de Once, y lleva Begin Again con absoluta maestría. No quiero daros muchos más detalles, pero solo os diré que la banda sonora es absolutamente IMPRESIONANTE. Es más, todos los análisis y críticas que he leído apuntan a Lost Stars (el tema principal de la peli, escrito por el vocalista de Maroon 5, Adam Levine) como la ganadora al Oscar a la mejor canción original el año que viene. Además, Keira Knightley también canta... y lo hace sorprendentemente bien. 
BSO de "Begin Again"


¿Y qué me decís de lo ocurrido en los Premios Emmy? La verdad es que me ha costado hacer un análisis de la cita porque casi todo lo que sucedió en Los Ángeles hace ya una semana me sorprendió (para bien y para mal). Breaking Bad se coronó como la mejor serie de los últimos tiempos, algo con lo que estoy de acuerdo. Pero, ¡¿cómo se les ocurre dejar a Juego de Tronos con tan solo 4 premios técnicos y ninguno principal en la categoría de Drama?! Aún no consigo creérmelo... 
Y ya ni hablemos de Comedia, premio que se volvió a llevar Modern Family. Os diré que es la categoría con la que estoy menos de acuerdo. Sinceramente, pensé que Orange is the New Black arrasaría. Es una serie de muy alta calidad, algo con lo que todos los críticos que conozco están de acuerdo. Modern Family, para mí, chirría. Es graciosa, pero nada más. Pero creo haber encontrado la razón al no triunfo de OITNB: Netflix. Es la plataforma que ha producido tanto OITNB como House of Cards (otra de las perdedoras de la noche), y cuyo concepto consiste básicamente en subir las temporadas de una serie de golpe a internet, con la condición de pagar una cuota mensual. Es algo parecido a Yomvi. ¿Que por qué es algo revolucionario? Pues porque le da el poder al espectador, la libertad de elegir hasta dónde quiere llegar y cuándo por el aquello de "solo un capítulo más". Esa es la razón por la que los Emmy han dado la espalda a las dos producciones de Netflix. Aún no están listos para actualizarse.
Julia Roberts le entrega el premio a Brian Cranston por su papel protagonista en Breaking Bad


Así que nada, ya estoy de vuelta. ¿Cómo os ha ido a vosotros? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario