viernes, 27 de marzo de 2015

Se puede soñar, a pesar de todo

"German poet Charles Bukowski once said: “I guess the only time most people think about injustice is when it happens to them.” Voltaire, however, claimed that “injustice in the end produces independence”. Rohinton Mistry, considered to be one of the foremost authors of Indian heritage, said that “money can buy the necessary police order. Justice is sold to the highest bidder”. Ladies and gentlemen, there are a lot of differences in the words pronounced by these three great men, but there’s one nuance which undeniably unites their claims: injustice is something that just happens: it has always happened, it still does and it will continue to be this way in the future". (25 de marzo de 2015)
Esta semana, tras muchos meses de intensa preparación, por fin se ha celebrado el IX Encuentro SEKMUN. Recuerdo haberos hablado de los Modelos de Naciones Unidas con anterioridad, pero para los que no os acordéis, se trata de representar a países y llegar a resoluciones sobre temas que conciernen a la comunidad internacional. 
He participado en muchas conferencias de este tipo, pero puedo aseguraros que SEKMUN supera a todas las anteriores con creces; éste era mi tercer año y el primero como autoridad. En SEKMUN, jóvenes de diversos países se reúnen en Madrid con el fin de dar respuesta a aquello que, en un principio, podría parecer incontestable.
SEKMUN IX, "Diálogo para la convivencia"

Es difícil tratar de explicar el por qué SEKMUN se ha convertido en un evento tan especial para mí; mucho más allá de que la política y la diplomacia sean mis pasiones, hay algo escondido entre las mociones y cláusulas que convierte a estos tres días en unas jornadas que no consigo sacarme de la cabeza. 
Hay veces que me pregunto si tiene sentido real jugar a ser policy makers. Sin embargo, cuando intento encontrar la respuesta, me doy cuenta de que no se trata de simular algo que no somos y que probablemente la mayoría de los participantes no llegaremos a ser jamás; nunca se sabe lo que nos deparará el futuro pero, de una forma u otra, SEKMUN nos enseña a situarnos en el mundo y a encontrarle un sentido mucho más profundo a nuestra responsabilidad como jóvenes y futuros líderes -no solo políticos- de un mundo que pide a gritos una mayor participación ciudadana en el poder de decisión, y un mayor interés por parte del sector más novel de la sociedad en conocer el rumbo con el que zarpa el navío.
ECOSOC - Álvaro y Yulya
Sin embargo, el verdadero valor que esta actividad esconde es un poco más difícil de explicar y complicado de entender. Cuando un adolescente da su opinión, ésta no es siempre bien recibida. La sociedad estigmatiza al joven que se atreve a romper los esquemas hablando alto y claro, catalogándolo de marioneta burocrática o monigote adjunto a formaciones políticas. No hay ni una sola razón por la cual los jóvenes no debamos pronunciarnos sobre qué esperamos del mundo y en qué medida podemos contribuir al progreso del mismo. Por eso SEKMUN es tan importante: porque da voz a aquellos que causarían menos incomodidad si permanecieran callados, y porque apuesta por la formación de ciudadanos libres en torno a valores democráticos.
Volviendo a la cita inicial, que he extraído de un pequeño discurso que pronuncié durante las jornadas, es muy importante que sepamos cómo funciona el mundo. La justicia no siempre es bien recibida -ya sea por intereses particulares o por voluntad del destino-, y debemos aprender a vivir con el hecho de que, por desgracia, el mundo está lleno de injusticias dolorosas, puntiagudas y difíciles de encajar. Sin embargo, gracias a SEKMUN nos damos cuenta de que nuestros esfuerzos no deben concentrarse en conseguir acabar con lo inalcanzable, sino que las injusticias que nos rodean deben empujarnos a ver en ellas una oportunidad de amoldarse y adaptarse a cada circunstancia.
ECOSOC - Los delegados

Tal vez sea un idealista convencido. Es más, seguramente todo lo que digo suene a tópico y utopía diplomática que ya aburre hasta al más teorizante de los quijotes.
Tampoco me importa; parafraseando a nuestra Secretaria General de este año, "quien lucha sin descanso, triunfa". Afortunadamente, creo que yo ya he encontrado ese algo por el que quiero -y no me importaría- luchar.

Al mejor comité de la historia, ECOSOC, y a todos sus delegados; a Scarpe y Yulya por ser los mejores compañeros de mesa que pude haber deseado; a Alba y al resto de autoridades; A todos los que sueñan. A pesar de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario