lunes, 16 de noviembre de 2015

#JeSuisParis



La semana pasada estuve en Berlín, representando a España en la Sesión Internacional del Modelo de Parlamento Europeo, haciendo lo que más me gusta en una ciudad vibrante e inconfundiblemente europea. Conocí a gente de todos los países de Europa; desde Rumanía hasta Lituania, pasando por Serbia, Holanda, y Croacia. En medio de una actividad que fomenta el sentimiento europeísta y encarna el lema de que 'si vamos de la mano somos más fuertes', vivimos los atentados de París con el corazón encogido; entre la indignación más absoluta y el sentimiento inevitable de conmovedora empatía que florece en uno de forma irreprimible. El viernes se produjo un atentando contra la libertad de todos que se ha cobrado vidas inocentes de la forma más cruel, abominable e injusta que puedo imaginar.
Cuando el dolor es tan grande, no hay condolencia de ningún tipo que pueda restañar las heridas que éste deja a su paso. No me puedo imaginar la angustia y sensación de indefensión que los familiares y allegados de las víctimas de los atentados del viernes llevan consigo. Nada de lo que pasó el viernes tiene explicación lógica, y cualquier intento de encontrarla escapa al sentido común. 
Solo podemos estar seguros de una cosa: ésta batalla la vamos a ganar. Más allá del miedo está la libertad.
· Tenemos que amar la vida mucho más de lo que ellos aman la muerte ·
· DEP ·



No hay comentarios:

Publicar un comentario