martes, 1 de diciembre de 2015

Ni tan modernos ni tan convenientes

Si me callo reviento. 

Llevo leyendo mucho tiempo en la prensa y en las redes sociales que Ciudadanos -el partido nacido en Cataluña, del que es líder Albert Rivera- vive 'una luna de miel' con los electores; que por fin ha llegado una formación dispuesta a regenerar la decadente vida política española. En resumidas cuentas, que vienen a sacarnos del profundo agujero en el que la vieja política nos metió en 1978, y que se ha ido haciendo más hondo a medida que los dos principales partidos se turnaban el poder de forma calculada y profundamente partidista. Y qué queréis que os diga yo, relojeros. Yo tengo mis dudas...
He decidido estudiarme el programa de Ciudadanos. 400 páginas sobre las que pretendo desgranar algunas conclusiones esta campaña electoral. No por ninguna razón en particular; simplemente me interesa entender por qué la formación naranja está tan de moda. ¿Que por qué no hago lo mismo con Podemos? Sabéis de sobra lo que pienso al respecto desde hace mucho tiempo...

Entre reducción de IRPF y supresión de las diputaciones provinciales, hay una medida que me ha llamado especialmente la atención. Ellos la titulan así: "Complemento Salarial Anual Garantizado", y explican que "tendrán derecho a percibirlo aquellos que hayan obtenido rentas salariales sin llegar a alcanzar una cuantía mínima anual". Hay varias razones por las que me sorprende esta propuesta:

1) De realizarse, ¿cuál es la cuantía mínima anual que se supone habría que cumplir?
2) El programa no recoge una explicación específica que detalle cómo se pagaría dicha medida. Bueno, en realidad se deja caer una reducción 'drástica' en el AVE; pero yo me pregunto, ¿de verdad alguien piensa que la partida dedicada en los Presupuestos al tren de alta velocidad sería suficiente para cubrir una versión anaranjada de la polémica renta mínima de Podemos? Incluso combinado con la bajada del IRPF, ¿sería la hipotética reactivación económica suficiente para cubrir un gasto de tal magnitud? Una carta a los Reyes Magos en toda regla.
3) Al Estado NO le debe corresponder en ningún caso pagar a sus ciudadanos para que lleguen a fin de mes, sino crear las herramientas necesarias para que éstos prosperen y creen su proyecto de vida. Otro tema muy distinto es que haya -como ya existen- programas que apoyen a las clases más desfavorecidas, algo con lo que estoy plenamente de acuerdo.
4) Si es el Estado asume el 'complemento salarial', las empresas o bien reducirán salarios, o simplemente no los subirán. Total, el Estado paga. La productividad, inevitablemente, estaría siendo desincentivada. 

Albert Rivera es un hombre con méritos, que ha defendido la Constitución ante los que la querían liquidar. Pero de ahí a que tenga un programa de gobierno creíble y realista hay años luz. Se le ve seguro de sí mismo -incluso cómodo en su habitual estilo ligeramente arrogante-, y realmente creo que ha conseguido situar a su partido como uno de los preferidos por los ciudadanos en un tiempo récord. Y yo le aplaudo.
Pero me aterra su falta de convicciones y su sorprendente titubeo al hablar del acercamiento de presos de ETA. Falta de convicciones porque, defendiendo un proyecto con tintes liberales, votan junto con Ahora Madrid y el PSOE una placa conmemorativa al 15-M en la Puerta del Sol. Una broma de mal gusto, vamos, casi sacada de una película de Scorsese; situando a (los muy respetables, aunque ciertamente violentos) manifestantes del 15 de mayo al nivel de las víctimas del terrorismo del 11 de marzo.

Así que en esto me encuentro. Al final va a resultar que ni tan modernos ni tan convenientes, con un programa con lagunas casi tan grandes como el ego de su líder. Se puede decir, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario