lunes, 9 de enero de 2017

La La Streep

El número incial de la gala de ayer, íntegramente dedicado a lo último de Damien Chazelle, pudo ser interpretado como un presagio de lo que iba a pasar. Una tras otra, La La Land fue ganando todas las categorías en las que estaba nominada, convirtiéndose en la película con más Globos de Oro de la historia. La impresionante trayectoria de la cinta la refuerza como la principal aspirante a Mejor Película en los Óscar, y a su director y sendos actores protagonistas como grandes candidatos a la estatuilla en las categorías interpretativas.
Fue la noche de 'La La Land', que se llevó nada más y nada menos que siete premios incluyendo Mejor Película

Eso sí, los Globos de Oro también son un mundo aparte - y sino que se lo digan a Aaron-Taylor Johnson (¡¿quién daba un duro por él?!), que fue proclamado Mejor Actor Secundario por su papel en Nocturnal Animals. Viola Davis no defraudó ganando por su sobrecogedora interpretación en Fences.

Sin querer desmerecer en el triunfo de Moonlight en la categoría de Drama, La La Land fue indudadeblemente la protagonista de una gala donde el humor brilló por su ausencia en muchas ocasiones como consecuencia del terrible papel de Jimmy Fallon como presentador de la gala. Fallon fue sustituido en el rol de humorista por Kristen Wiig y Steve Carrell, cuya aparición fue realmente desternillante y abre la posibilidad de que se les considere candidatos a presentar esta u otra gala importante en ediciones futuras. 


The Crown se llevó la estatuilla a Mejor Serie dramática, y su protagonista Claire Foy hizo lo propio como Mejor Actriz. Parece que la decidida (y cara) apuesta de Netflix por invertir en ficción propia está dando sus frutos.

Quizás el momento estelar de la gala fue precisamente el que cobró un mayor tono político. Meryl Streep aceptó el premio Cecil B. DeMille a toda su carrera con un discurso muy emotivo y cargado de ataques directos a Donald Trump. Una larga ovación y las caras atónitas y emocionadas de sus compañeros de profesión refrendaron la posición preferencial que Streep ocupa en la industria; y como era de esperar, una Meryl desbordada por la nostalgia recordó a su recién fallecida amiga Carrie Fisher recordando que fue ella quien le sugirió que "cogiera su corazón roto y lo convirtiera en arte".

Los Globos de Oro no son una antesala de los Óscar, pero La La Land recibió un último empujón y parece catapultada hacia la victoria final. Fue un histórico homenaje de principio a fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario